Turismo responsable

El viaje a países culturalmente muy distintos al nuestro requiere una mentalidad abierta y dispuesta a las nuevas sensaciones.
El posible esfuerzo físico que un Trekking  representa está en función de la disposición psicológica para  el disfrute de nuestras vacaciones, estos periplos nos seducen porque llevan implícita una dosis de aventura e imprevistos que los hacen inolvidables.
En VIAJES SANGA cuidamos al máximo los detalles para que todos nuestros programas salgan redondos, pero la experiencia nos demuestra que lo impensado está siempre a la vuelta de la esquina. Aquí os proporcionamos algunas informaciones que pueden resultar útiles para sacarle todo el jugo al viaje.

ACTITUD PSICOLÓGICA
Las vacaciones son el período del año en el que desconectamos de las obligaciones cotidianas para "cargar las pilas". Pero en ocasiones nos llevamos el estrés de viaje, impacientándonos en aeropuertos, recorridos o restaurantes. Tomar el viaje con relajación ante costumbres y formas de vida diferentes a la nuestra proporciona mayor satisfacción.
Analizadas sin pasión, las cosas "malas" que pueden pasar en un viaje son realmente insignificantes: una avería en el vehículo, dormir incómodamente una noche, mojarse con la lluvia o perder el equipaje durante unos días son incidencias subsanables que no sólo no echan a perder un viaje, sino que pueden mejorarlo

SENSIBILIDAD
En VIAJES SANGA tenemos conciencia de que nuestro comportamiento en los países que visitamos incide directamente en su medio ambiente. Por eso no quemamos leña en nuestras expediciones o viajes, recogemos todas las basuras y no fomentamos la mendicidad entre los habitantes locales.
Rechazamos la compra de regalos que supongan una merma del patrimonio histórico o natural del lugar tratando de acercarnos al máximo a las formas de vida locales.
Lo nuestro no siempre es lo mejor, y tener la mente abierta a nuevas lecturas de la vida nos ayudará a hacer más feliz nuestra existencia y a ser personas más comprensivas. Al fin y al cabo, la finalidad principal de un viaje o expedición es aprender de uno mismo y de los demás.

LOS IMPREVISTOS
Las situaciones no previstas aparecen en todos los viajes. Aunque los itinerarios hayan sido diseñados con máximo cuidado, la idiosincrasia y las infraestructuras de los países que visitamos las llevan implícitas. Adoptar una actitud de desesperación ante un cambio sobre la marcha suele comportar pocos aspectos positivos y el grupo se resiente en su unidad y buen humor.
A veces los imprevistos implican renunciar a algunas visitas, o a realizar el programa de forma un poco más apresurada, para recuperar el tiempo perdido.
Lamentarse continuamente por ello no aporta más que tensión. Por el contrario, encarar las dificultades con un espíritu constructivo revierte en un grupo más divertido y relajado, que disfruta de cada cosa que le sucede, sin las premisas previas de que todo debe funcionar como un reloj suizo. El atractivo de la aventura es que no todo es predecible. El día que esto cambie probablemente dejará de interesarnos tanto.

VIAJES SOLIDARIOS
Una propuesta que cuestiona el impacto que el turismo ha tenido sobre las poblaciones de zonas pobres y aisladas.
El viaje puede ser una herramienta muy potente: propicia la evolución personal del viajero, pero debería ser un intercambio, la población autóctona también tiene que salir beneficiada, no sólo económicamente.
Viajes Sanga propone un viaje responsable, comprometido, participativo, atento a la realidad social, y respetuoso con el medio ambiente.
Sin renunciar a unas vacaciones, caminar para conocer de primera mano lugares aislados culturalmente, y ayudar a la población local a incorporarse al inevitable desarrollo sin el habitual desarraigo y pérdida de identidad.
En los viajes “solidarios” Viajes Sanga y el agente local destinarán parte de sus beneficios a proyectos locales.
Todas las actuaciones solidarias del grupo, voluntarias, se efectuarán a través de organizaciones de probada eficacia.